dissabte, 26 de febrer de 2011

Una niña, unas palabras, y la Muerte

Le habría encantado contemplarla besándole los polvorientos labios devastados por las bombas.
Sí, lo sé. En la profunda oscuridad de mi corazón de siniestros latidos, lo sé.
Le habría gustado, sin duda.
¿Lo ves? Hasta la muerte tiene corazón.




La La ladrona de libros es una novela "infantil" en la que la Muerte nos narra la historia de una niña triste, un hombre que toca el acordeón, un judío aficionado a las peleas y un niño con el pelo color limón. La niña, Liesel Meminger, roba libros, o mejor dicho, colecciona palabras, las recolecta y se las guarda en lo más profundo de su ser: horror, belleza, nazismo, amistad, sueños, son algunas de ellas. Se trata por tanto de un libro oscuro, trágico, como no podía ser de otra manera tratándose de una historia ambientada en la Alemania nazi. Aunque también nos encontramos con la ternura de la infancia, el valor de la amistad y la tenacidad de quienes se aferran a la vida atreviéndose a mirar a la Muerte fijamente a los ojos.

Markus Zusak (Sydney, 1975) ha sabido plasmar genialmente en esta historia dos realidades muy diferentes: la mirada de una niña inocente y la crueldad del nazismo, a través de metáforas que juegan con la perspicacia del lector y construcciones textuales que brillan por su singularidad.

La protagonista sufre la muerte de su hermano menor, el abandono de su madre biológica, el dolor de una guerra y otras circunstancias dolorosas que la hacen internarse en el mundo de las palabras y descubrir el valor y el poder, a veces peligroso, que éstas pueden llegar a tener. En definitiva, esta fantástica obra representa una lección de sinceridad y una reflexión sobre el lenguaje en un contexto de horror y soledad.


Título: La ladrona de libros
Título original: The book thief
Autor: Markus Zusak
Publicación: 2005