dijous, 24 de març de 2011

Campeón del mundo demasiado pronto

Nombre:
Gabi Muñoz
Edad: 24 años




‘’El streetboard es un modo de vida. Me aporta unos valores, un refugio de lo que es el día a día, algo que yo utilizo para desahogarme y una forma de liberar tensión.’’


Gabi Muñoz es campeón del mundo de streetboard. En 5 años ha ganado 4 mundiales. Le apasiona este deporte e intenta fomentarlo en España desde que él se aficionó hace 12 años.


¿Qué es el ‘streetboard’?

Todos los deportes de tabla nacen del surf, el streetboard es su cuarta etapa. Se empezó en el mar, de allí se intentó pasar a la calle poniéndole ruedas a la tabla y nació el skate; después se trasladó a la nieve, prescindiendo de las ruedas y se inventó el snowboard y desde hace poco se quiso llevar eso de vuelta a la ciudad. Así que se volvieron a poner las ruedas pero manteniendo las fijaciones y creando así el streetboard.

¿Cómo lo descubriste?

Por pura casualidad. Y creo que era la única manera de descubrir este deporte. Un día vi a un chico por la calle patinando con un streetboard y me gustó, investigué un poquito y pregunté en las tiendas. Me dijeron que era una cosa que se vendía solo en Estados Unidos. Y de allí es de donde tuve que sacar la tabla.

Pero, ¿ya patinabas antes?

El skate lo probé de pequeño pero me pareció súper difícil. Así que empecé realmente con el snake o streetboard.

Entonces es más fácil el streetboard.

Bueno es diferente. El skate si te vas a caer puedes saltar y evitarlo, en el streetboard no. Pero, en cambio, si quieres saltar vas atado lo cual es una ventaja. Por otro lado es muy difícil moverse precisamente porque estás atado.

Y , ¿Cómo llegaste a aficionarte?

Por curiosidad. Con el primer streetboard que compré venía un video que me miré y cuando vi lo que se podía llegar a hacer con el patín dije: Yo quiero hacer eso.

¿Cómo llegaste a competir a nivel mundial?

Una cosa muy buena que tiene el streetboard es su comunidad. A diferencia del skate y del snowboard nosotros somos pocos. Así que cuando nos encontramos nos apoyamos muchísimo. Me fui encontrando a gente que competía. Al principio iba con ellos, miraba, y a los pocos años empecé a competir yo también.

¿Tus primeros campeonatos?

Al principio competía a nivel local hasta que en 2003 fui al primer mundial en Los Ángeles y quedé descalificado aunque rompí un record del mundo al hacer un truco que todavía no había hecho nadie, pero lo hice fuera de tiempo.

Qué lástima…

Sí. Pero fue una experiencia muy positiva en la que me di a conocer, vi que pese a ser un deporte pequeño, como aceptan muy bien a todo el mundo, se creó una expectativa sobre mi y cuando llegué allí todo el mundo estaba esperando saber quién era el español nuevo que venía a patinar.

Pero supongo que ganar un campeonato para un español es más complicado al no estar tan desarrollado este deporte aquí…

Durante toda la vida de este deporte los mejores han sido los americanos y los alemanes. Aunque en EEUU ahora esta cayendo más. Quien más está demostrando que tiene nivel es Gran Bretaña y España. Llevamos unos cuantos años apretando muy fuerte. Yo llevo 4 mundiales ganados en los últimos 5 años, así que se puede decir que España tiene buenos corredores.

¿Crees que se está desarrollando cada vez más este deporte aquí en España?

Si, pero tiene un inconveniente muy grande ya que se trata de un deporte extremo y tiene una vertiente destructiva o así es visto por la sociedad.

¿A qué te refieres?

Cuando ves un patinador por la calle pasando por encima de un banco o una barandilla es verdad que existe un desgaste y por ello los patinadores tenemos la dificultad de encontrarnos con un sistema social que rechaza nuestro deporte.

¿Has tenido algún problema con esto?

A mi me pusieron una multa de 1.200€, multas superiores incluso a las que se les pone a un conductor ebrio. Existe una persecución y eso hace que sea más difícil que se desarrolle el deporte, que se conozca.

Y ¿qué propones como solución?

Hay una alternativa muy fácil que es aumentar la inversión en estos deportes. Lo que debería hacer el sistema en España es tener en cuenta que ya hay un talento aquí muy avanzado y con resultados muy positivos y tendría que invertir un poco en ello. Es impresionante ver como la ciudad atrae a mucho turismo deportivo y que sin embargo no haya ninguna instalación ni inversión aceptable.

Ya.

Yo cuando patino y represento a España, estoy muy orgulloso de ello pero me da un poco de pena que ellos no me apoyen a mi de la misma manera.

¿Qué tipo de apoyo?

Pues proporcionándome instalaciones para que yo pueda entrenar y mantener ese nivel. No tenemos absolutamente ninguna pista en el área metropolitana de Barcelona, a pesar de ser considerada la meca del skate y la ciudad ideal para el streetboard.

¿Cómo puede ser la meca de este tipo de deportes con tan poca inversión en ellos?

Por dos razones. Por un lado, la arquitectura. Barcelona es como lo que equivaldría a una estación de esquí para un snowboarder, para un patinador. Sus barandillas, sus escaleras, el suelo, se ha hecho de una manera muy apta para patinar. Y por otro lado, el clima. No llueve mucho así que se puede patinar gran parte del año.

Sin embargo no te permiten hacerlo. ¿Dónde has entrenado tu para llegar tan lejos?

Hace 3 años inauguré mi propio skatepark con 4 amigos más. Tuvimos que hacer una inversión privada que no se había hecho nunca antes en España para disponer de un lugar adecuado en el que se pudiese entrenar.

¿Qué te aporta a ti este deporte?

Es un modo de vida. Me aporta unos valores, un refugio de lo que es el día a día, algo que yo utilizo para desahogarme y una forma de liberar tensión. Y no me gano la vida, pero tengo sponsors que me ayudan como Drunken Monkey y la tienda DropIn.

¿Ves un futuro dedicándote solo al streetboard?

En principio no. Este deporte ahora mismo es un bebe. Si lo comparas con el skate o el snowboard acaba de nacer. Yo llego demasiado tarde. No puedo vivir de este deporte.

¿Pero crees que las siguientes generaciones sí que van a poder hacerlo?

Estoy convencido de que el streetboard va a salir a la luz y cuando se conozca si que dará de comer a más personas y confío en que los chicos que ahora tienen 5 u 8 años, cuando tengan mi edad puedan vivir de ello así como lo hace un patinador con skate o un snowboarder.

Entonces, ¿tú como ves tu futuro en relación a este deporte?

A lo máximo que aspiro es a pasármelo bien con ello, a ser uno de los papas de este deporte y a como mucho, lanzar una marca y tenerla allí como mi bebe, por así decirlo, para crear mi vínculo con el deporte y apoyarlo. De momento solo soy uno más que intenta desarrollar el deporte y potenciarlo a nivel mundial. Pero sé que a nivel profesional no tengo alternativas.