dimecres, 18 d’abril de 2007

"Siempre me gustó mucho el ejército"

Entrevista a Pedro Chao, militar.

Pedro Chao nacido en Ourense en el año 1984, se licenció en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Barcelona. Hizo las prácticas universitarias en una consultora de comunicación y consiguió allí un puesto de trabajo. Cuando llevaba nueve meses trabajando, decidió dejarlo todo para entrar en el GOE (Grupo de Operaciones Especiales del Ejército)

¿A qué se dedica en estos momentos?
Actualmente estoy haciendo el curso de operaciones especiales del ejército.

¿Qué hacen allí exactamente?
Nos formamos para conseguir las aptitudes e instrucción necesarias para formar parte de un equipo operativo del GOE. En la fase básica, que dura 5 meses, se hace topografía, endurecimiento, tiro y explosivos, supervivencia y patrullaje.

Una vez superada esta fase ¿qué ocurre?
Después de terminar la fase básica, si los mandos consideran que has superado todas las fases satisfactoriamente, te dan la aptitud de operaciones especiales, y pasan a denominarte como "guerrillero". Una vez se es guerrillero se hace la fase avanzada del curso de operaciones que dura 4 meses más, tocando ya todos los tipos de terreno; por ejemplo los compañeros de mi GOE que están haciendo el avanzado acaban de llegar de hacer unas maniobras en Noruega. Después se entra a formar parte de un equipo operativo. La instrucción de un guerrillero dura más de un año, mientras que la de un soldado normal son los 3 meses que se pasan en la academia de infantería. Por eso somos diferentes.

¿A qué se refiere con “diferentes”?

Somos la mejor unidad de España, por ejemplo somos los únicos que hacemos supervivencia. El lunes me iré a la montaña de 8 a 20 días y no me llevo ni cubierto, me los tendré que hacer yo tallándolos, me haré mi horno para cocinar, mi caña de pescar, mi refugio, mi armero, etcétera. Por eso somos diferentes, el resto de unidades no hacen nada de eso.

¿Fue por esta razón por la que decidió meterse en este grupo?
Sólo solicité plaza para los grupos de operaciones especiales que hay en el ejército de tierra (hay 3), era la única unidad a la que quería entrar por ser diferente a todas las demás y porque el nivel de la gente es mucho mayor. Además, la vocación es real.

¿Desde cuando tiene esa vocación?

Desde que me llevaron con 6 años a una excursión con el colegio a un cuartel lo tuve claro. Siempre me gustó mucho el ejército.

¿Por qué eligió ese momento de su vida para alistarse en el ejército?
Porque era ahora o nunca, estaba saturado del trabajo, no estaba contento con el rumbo que estaba tomando mi vida y tampoco me sentía vivo. Antes solo vivía para que llegase el fin de semana, ahora no, cada día es diferente. Antes me quejaba de que no tenía casi tiempo libre, ahora tengo menos todavía y no me quejo. Por algo será...

¿Qué cree que es ese algo?

La vocación, hacer lo que me gusta.

¿Qué significa para usted estar en el ejército?
Nunca he pensado en que estar en el ejército tenga un significado concreto... me siento muy orgulloso de ser militar y a la vez español, cosas que sí que relaciono directamente (el hecho de sentirme español y ser militar). El resto de la gente que tiene otro tipo de trabajos también está defendiendo a España de otra manera igualmente necesaria o incluso más.

¿Cree que su misión en el ejército es defender España?
Por supuesto, aunque como fin último y principal a la vez.

¿Y para eso hace falta ser español?
Lo que hace falta es tener claro que mantener nuestro modo de vida, cultura, territorio, etc, puede suponer pérdidas. Para estar dispuesto a llegar a ese punto tienes que creer en ello, y es difícil creer en algo a lo que ni siquiera se pertenece.

Entonces no cree que los extranjeros que hay en el ejército estén allí por “defender España”, ¿no?
Si hay extranjeros en el ejército es porque no hay españoles suficientes que quieran defender su país, o dedicarse a esto sin pensar en defender nada. Creo que cada uno de ellos tendrá su motivo para estar ahí, pero desde luego no la vocación, si fueran militares por vocación lo serían en su país. Están aquí buscando una vida mejor.

¿Cree que también hay muchos militares españoles que no tienen sentimiento nacionalista?
Por supuesto, hay todo tipo de gente. Cada uno tiene su razón para estar aquí, ser nacionalista no es una razón sine qua non para dedicarte a esto. Aunque cada uno tenga sus razones, en mi unidad que es lo que yo conozco, nos apoyamos los unos a los otros cada día pienses como pienses.

¿Qué le gustaría hacer en el futuro?

Seguir donde estoy, llegar a entrar en un equipo operativo y con el tiempo si las cosas siguen yendo igual de bien, me plantearé opositar para la academia de oficiales o suboficiales

¿No ha pensado alguna vez en retomar su vida anterior?

Seriamente no. Cuando estás en la montaña empapado, pasando frío y pensando en todo lo que te queda por hacer, te acuerdas de que podrías estar en casa viendo la televisión. Pero como eso no me llena...estoy bien donde estoy.