dijous, 17 d’abril de 2008

Un final curioso para un comienzo previsible

“Un licenciado en periodismo no puede comenzar a trabajar en un periódico global de la misma manera que un médico no comienza nunca siendo un médico especialista”, con este paralelismo definía Josep Ramon Correal, director general del grupo La Mañana (Lleida), lo que implica comenzar a ser periodista.

Los invitados a la mesa redonda “Periodisme de proximitat”, que ha tenido lugar este jueves 17 de abril en la Facultat de Comunicación Blanquerna de la Universidad Ramón Llull con motivo de las XIV Jornades Blanquerna, han defendido fervientemente el periodismo local, aquel que te explica la realidad que pasa a tu alrededor.

El primer invitado en tomar la palabra fue Josep Ramon Correal, quien  afirmó con seguridad que en el mundo de la prensa nacional, el modelo local es el ganador. “Yo quería ser corresponsal en Nueva York, ser un gran periodista; pero si no hubiera trabajado nunca en prensa local no sabría lo que es hacer periodismo de proximidad, periodismo para el otro”; mientras decía esta frase algunas personas del público asentían con la cabeza como si hubieran vivido lo mismo. El entusiasmo con el que defendía el periodismo de proximidad hacía que todos los que estabamos en la sala entendiéramos que el periodismo que se acerca al prójimo es el que vale la pena.

Alex García, director de programas de Radio Gladys Palmera, tras advertir tímidamente que su intervención sería en castellano, explicó lo que supone tener una emisora dedicada a la cultura y a la música latina. “ Nos han encasillado como una radio que intenta integrar a los inmigrantes de américa latina”; sin embargo, su radio no va dirigida exclusivamente a un público latino, sino que “va dirigida a todo el mundo que quiera compartir esa cultura”.  El avance de la tecnología ha sido uno de los temas recurrentes en esta conferencia. Este avance hace que todo los modelos comunicativos evolucionen; hoy, absolutamente todos los medios (prensa, radio o televisión) tienen su web propia. La tecnología es la que nos mueve.

Cristina Vicente, directora de los informativos de BTV, insiste –no sin razón- en que la tecnología es un factor muy importante en la comunicación. De aquí en adelante tendremos “una televisión a la carta”, es decir, aquella en la que uno elige los programas que quiere ver independientemente si son del mismo canal. Con convicción, Cristina afirmó que periodismo de proximidad es periodismo que emociona. Aquí radica la diferencia entre un medio global y un medio local. En un medio local todo es suceptible de ser noticia, “los atributos son muy elásticos y por eso todo lo que pasa en Barcelona es noticia”. Otra de las diferencias entre una cadena nacional o privada, como por ejemplo Tele5, y una local, como por ejemplo BTV, es la manera de explicar las noticias. En las locales para conseguir la proximidad explican los hechos a través de personas con una cara y un nombre, porque es “a través de las historias que ha vivido alguien que entiendes mejor lo que pasa a tu alrededor”. El joven moderador, Xavier Sastre (director jefe de la Nova Ciutat Vella) concluyó con gracia que “en el pot petit hi ha la bona confitura” para mostrar que la prensa local es la que apuesta por un buen periodismo, por el periodismo de proximidad, por el periodismo de emoción y, por lo tanto, por el periodismo humano. Porque si perdemos el periodismo humano, aquel que mira a la persona de frente y se empapa de su entorno, perdemos la esencia de la comunicación.

El acto finalizó de una de las maneras más extrañas. En el turno de preguntas, un hombre de avanzada edad se levantó y, sin ningún tipo de respeto, comienzó a criticar al moderador y los invitados bajo los abucheos de toda la sala. “Fuera”, “no tiene respeto alguno”, “¿a qué ha venido usted aquí?” y demás exclamaciones son las que se oían frente a la agresión verbal del “investigador de comunicación reconocido internacionalmente”, según las palabras de este hombre de unos setenta años.