dimarts, 31 de març de 2009

"A lo largo de los últimos años he digerido mucho cine"


Txiki Blasi es un amante del arte. Su vocación por el cine se remite a su infancia, pero es el mayor de sus objetivos. Estudiante de primer curso de Historia del Arte no pierde de vista la gran pantalla y recoge conocimientos para, tal vez algun día, dirigir un largometraje propio.

¿Cómo definiría su vocación por el cine?

Mi pasión por el cine surgió porque soy observador por naturaleza. Desde hace muchos años he querido ser director de cine. Siempre que tengo tiempo llevo a cabo alguno de mis proyectos. Suelo planificar muchas historias, se me ocurren ideas, personajes, etc. Todo eso lo voy escribiendo, tejiendo, y un día, con tiempo y con amigos que me ayuden, lo grabo.

Explíqueme alguno de esos proyectos
.

‘Open Case. The night isn’t over’ fue uno de mis primeros cortos. Se me ocurrió una idea para una historia policial y entre mi hermano y yo rodamos en una noche y lo editamos. Fue una pasada. La verdad es que, aunque siempre veo muchos defectos, el resultado final me suele gustar, y eso me motiva para hacer otras historias.

¿Actualmente tiene alguna idea entre manos?


No. La mayor parte de mi tiempo me la quitan los estudios. La carrera de Historia del Arte requiere mucho tiempo, pero estoy ganando un bagaje cultural que me servirá seguro a la hora de pensar y planificar nuevos proyectos, así como a entender mejor el mundo del cine. De todas formas nunca dejo de pensar en historias nuevas, pero materializarlas requiere tiempo. El último corto que grabé fue para el aniversario de una amiga, la verdad que fue algo un poco surrealista y muy improvisado pero estuvo bastante bien. Pero proyectos pensados y planificados hace bastantes meses que no.

Y cuales son sus objetivos ahora mismo?

Mi objetivo es plasmar mis propias vivencias personales en historias que las reflejen. Me explico, no voy a mostrar la psicología de un personaje del cual no tengo ninguna referencia. Es muy fácil aceptar un personaje arquetípico, con una personalidad artificial, y eso es caer en el error. Creo que el cine y la literatura en general deben ser coherentes y profundizar en el comportamiento humano y mostrar con naturalidad las consecuencias de sus actos.

¿Quién es su referente en el mundo del cine?

En mi adolescencia siempre fue Steven Spielberg. Me marcó profundamente, todas sus películas, series, etc. Es increíble la técnica y los detalles, la manera de dirigir, la realización y el carácter de este director. ‘La guerra de los mundos’, ‘Indiana Jones’, ‘Hermanos de sangre’, etc. son verdaderas obras maestras, cada una con sus peculiaridades y todas de una calidad excepcional. La forma que tengo de grabar, de ver y entender el cine, en gran parte se la debo a él, es un verdadero maestro. Pero a lo largo de los últimos años he digerido mucho cine, muchas películas, y como referentes de cineastas consumados también encontraríamos a Chaplin, los hermanos Coen y Julio Médem, aunque faltan muchos por nombrar.

Será difícil llegar hasta ese nivel

Muchísimo (rie). Piensa que para alcanzar tales niveles se requieren muchísimos medios, dinero, personas que te avalen, grandes grupos de trabajo, etc. De todos modos lo más importante en esta vida no es el éxito profesional. Poder hacer lo que a mi me gusta sería suficiente, aunque si eso viene acompañado del éxito...¡bienvenido sea!

Tengo entendido que también le gusta la música


Me encanta el piano. Es la otra afición que tengo. Hacer canciones a las cuales les atribuyo una escena o una acción concreta. Todo me remite al cine. Creo que gracias a la música he tenido grandes ideas que creo que con los medios suficientes podrían funcionar. La música es una herramienta muy expresiva y dominarla me ayudará mucho a lo largo de mi vida. Expresar, narrar, hacer sentir al espectador, con las imágenes se puede conseguir, pero la música refuerza esas imágenes y las dota de un valor expresivo brutal. Asimismo, no descartaría la opción de dedicarme a realizar videoclips para grupos de rock alternativo.

No se decanta por los superventas, veo.

La música pop contemporánea no tiene sus bases puestas en la música, sino en el dinero. Yo busco hacer un producto sincero, que realmente facilite la conexión entre el artista y el espectador, sin intermediarios.

¿Qué grupos musicales le han marcado más?


Coldplay y U2 son sobretodo los grupos que más me han marcado. La música de Coldplay me vuelve loco y tocar sus canciones me apasiona. Muchas de mis canciones tienen una influencia poderosísima de este grupo. Pero la influencia más íntima no viene de ellos, sino de Freddie Mercury. Ya desde la infancia me dejo huella.


Volviendo al cine, ¿cómo ve su futuro, teniendo en cuenta lo difíciles que están las cosas y el largo recorrido que queda por hacer hasta llegar a la dirección de cine?

Muy incierto. La verdad es que antes me preocupaba mucho mi futuro, lo que ocurriera dentro de unos años con mi vida. Ahora la filosofía ha cambiado. Disfruto de mis estudios, hago cine cuando puedo y si puedo permitírmelo estudiaré cine y me dedicaré a ello. De momento me dedico a vivir en el presente. La sensación de hacer lo que me gusta, cuando puedo, sin agobios, con los pocos medios que tengo y muchos amigos dispuestos a colaborar me da una paz increíble. Lo cierto es que mi futuro es incierto, pero esa incerteza no me angustia, para nada.

Muchas gracias por su tiempo y mucha suerte

Ha sido un placer.