dijous, 11 de març de 2010

La fotografía vive “un momento de confusión bajo el cielo”

La sala 201 de la Facultad de Comunicación Blanquerna se llenaba hoy de fotografías, flashes y murmullos de expectación. Esto ha sucedido en la mesa redonda “Nuevos valores del fotoperiodismo," en la que han participado los fotógrafos Mattia Insolera, Edu Bayer y Lurdes R. Basolí como ponentes, junto a la fotoperiodista, Sandra Balsells, que ha moderado la charla.

Inicialmente, Balsells ha introducido a los tres invitados, explicando los datos más importantes de sus trayectorias profesionales. A continuación, ha dado paso a los ponentes para intervenir. El primero ha sido Mattias Insolera, quien se ha centrado en hablar del difícil momento que está viviendo la fotografía hoy en día. “Estamos en una fase de transición, en un momento de confusión bajo el cielo”, ha dicho. Insolera ha resaltado que la profesión del fotógrafo se encuentra en una crisis irremediable, sobre todo con la aparición de las nuevas plataformas digitales. También ha recalcado que la fotografía está sufriendo un cambio radical de valores a causa de la “conceptualización”. Según Insolera, la fotografía se ha convertido en una escenificación, hecho completamente contrario a la esencia del fotoperiodismo: “estamos volviendo cada vez más al retrato posado, como los que hacía Nadar”. Ante estos cambios, ha expuesto que es necesario “cambiar el chip” de una manera profunda para subsistir en la profesión. Para concluir con su intervención, Insolera ha presentado su trabajo “Derechos Naufragados”, en el que se mostraban fotografías sobre nueve tripulaciones abandonadas en los puertos de seis países del Mediterráneo.

Por otro lado, Edu Bayer ha puesto énfasis en el tema de la fotografía de prensa. El ponente ha afirmado que los valores del fotoperiodismo están cambiando. Ha explicado que los periódicos, cada vez más, toman las fotografías de las agencias en vez de utilizar a profesionales propios de la empresa, hecho que ha originado una crisis múltiple en la profesión. A causa de tales cambios ha aparecido una homogeneidad fotográfica, ya que muchos diarios acaban compartiendo las mismas imágenes. “La fotografía en prensa ha perdido valor, y ahora está supeditada al texto. Muchos diarios trabajan con fotos de agencia.”, ha dicho el ponente. Mientras hablaba, Bayer ha presentado fotografías suyas que había publicado en algunos diarios.

La última en participar ha sido Lurdes R. Besolí, que se ha centrado en relatar su propia experiencia y su vida como fotógrafa. A diferencia de los otros ponentes, primero ha enseñado su proyecto sobre la violencia en los barrios de Caracas, una serie de fotografías en blanco y negro que han impresionado a todo el auditorio por su profundidad y realismo. Besolí ha dicho que lo más importante en fotografía es encontrar un lenguaje propio, implicarse en las historias que se están fotografiando.“No es difícil ganar certámenes, lo que cuesta es encontrar un lenguaje válido y propio para uno mismo”, ha expresado la ponente. Para finalizar, ha destacado que la fotografía, al igual que el resto de artes, debería ser vista como un lenguaje total, sin necesidad de que vaya acompañada de un texto periodístico.

La última parte de la sesión se ha destinado al turno de preguntas, donde han participado diversos alumnos ávidos y atónitos por todas las imágenes que acababan de ver en pantalla. Balsells ha vuelto a intervenir en el debate, y ha agradecido a cada uno de los invitados su presencia en la facultad.