dilluns, 14 de maig de 2007

El conflicto vasco sigue vivo a tan solo 13 días de las elecciones municipales


La acción de Batasuna de recomendar a sus militantes el apoyo a Acción Nacionalista Vasca (ANV) tras la anulación de las listas de Abertzale Socialistak se puede catalogar de desafiante. El dirigente de Batasuna Pernando Barrena dejó claro que van a apoyar a ANV en el País Vasco, Navarra e incluso en las poblaciones dónde las listas de ésta, han sido anuladas. Si realmente Batasuna toma esa directriz, será un “indicio adicional” para la futura ilegalización del partido abertzale o para sus suspensión antes de las elecciones municipales del próximo 27 de Mayo tal y como dijo el fiscal general del Estado Cándido Conde-Pumpido. Sobre las listas anuladas en caso de que se votásen, éstos votos se contabilizarian como nulos. Éste conflicto ha desencadenado un enfrentamiento entre el gobierno socialista y el Partido Popular. El secretario del PP, Ángel Acebes, exigió al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero que inicie los trámites para la suspensión del partido abertzale a consecuencia de las declaraciones realizadas por el dirigente de Batasuna Pernando Barrena ya que pone en evidencia de “quién es ANV” refiriéndóse a que detrás de dicho partido se encuentra ETA. Por otra parte, los progresistas creen que aún no se ha de ilegalizar ANV y los conservadores se han pronunciado sobre el tema diciendo que es un factor que obliga a la reflexión. El Partido Nacionalista Vasco (PNV) está del lado de ANV ya que seria totalmente ilegal disolver un partido por el simple hecho de que Batasuna ha promovido el voto de éste.
El conflicto vasco es un conflicto de carácter político en el que se ven implicados el Estado español y el Estado francés. Los medios de comunicación intentan hacer creer que el núcleo del conflicto es de carácter criminal cuando es de carácter absolutamente político y digo que es de carácter político, por el simple hecho de que la banda terrorista ETA ha matado a más de 800 personas a lo largo de casi medio siglo de actividad y hay miles de ciudadanos vascos que les apoyan y otros miles que comparten sus objetivos políticos pero rechazan los medios empleados por la banda terrorista para conseguir sus objetivos. Éstos datos hablan por si solos y demuestran que si hay tanta gente a favor de ETA es porque algo no funciona dentro de la política vasca.
En Marzo del 2006, ETA hizo un comunicado en el que se hacía referencia al alto el fuego por parte de la banda, dejando asi de asesinar a gente inocente. Parecía que la tregua iba por buen camino pero tras no llegar a ningún acuerdo con el Gobierno español y vasco, ETA vuelve a matar. Un atentado en el eropuerto de Barajas que la misma banda se encargó de reivindicar en Enero del 2007.
Las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina, tan solo faltan 13 días para que se celebren y la situación que se está viviendo éstos días en el país vasco es crítica.
El origen del problema viene dado desde que el Gobierno decidiera prohibir que la ilegalizada Batasuna desde el año 2003 se presentase a las próximas elecciones municipales. El principal motivo por el que se ha decidido vetar otra vez a Batasuna en las próximas elecciones municipales es que es un partido que apoya la violencia y precisamente contra eso es contra lo que se está luchando en el País Vasco. Lo que diferencia la reacción de Batasuna ante la negativa del Gobierno de dejarla presentarse en estas elecciones de las anteriores, es que Batasuna va con su verdad por delante y en las anteriores elecciones lo que intentaron hacer fue burlar la ley a escondidas. Según el fiscal, “esta estratégia se ha elaborado con la suficiente antelación y ha sido diseñada por ETA” según consta en pruebas aportadas a la Audiencia Nacional. El fiscal pidió que se impugnaran 246 agrupaciones de Abertzale Socialisten Batasuna (ASB) y también las de Acción Nacionalista Basca (ANV).
Ante la acción de la fiscalía, Batasuna se mantiene en su posición y dice que irá a las elecciones pese a lo que decida la justicia.
La situación que se está vivendo en el País Vasco en estos últimos días es una situación tensa y complicada que no lleva a ningú sitio. Hay que intentar llegar a un acuerdo en el que todo el mundo quede satisfecho con tal de que el proceso de paz pueda seguir evolucionando.