dijous, 19 de març de 2009

¿Realmente son los jovenes tan parecidos?

El instituto de investigación Millward-Brown ha realizado recientemente un estudio cualitativo con más de 300 jóvenes de entre 18 y 25 años para conocer al target joven, el primer paso al que debemos dirigidnos para comunicarnos con él.
Para hacer esta conferencia nos ha visitado hoy en la facultad Pilar Pérez, managing director del instituto de investigación Millward-Brown.
El estudio, realizado a partir de reuniones de grupo y entrevistas etnográficas en 15 ciudades de diferentes países, nos muestra en primer lugar que el target joven presenta multitud de puntos en común, aún siendo dichos jóvenes de países con culturas y costumbres distintas.
España muestra similitudes con Portugal y Italia. Los jóvenes son libres, viven su vida y están en el hogar de los padres.
La globalización uniformiza los deseos y aspiraciones de los jóvenes. Viven el presente, pero se preparan para el futuro. Intercalan el ocio con los estudios.
Buscan el dinero y el éxito, y muestran un claro individualismo y egocentrismo. Son narcisistas y en general se preocupan mucho por su aspecto físico, su imagen externa.
El estudio, se centra básicamente en conocer al target joven para fines puramente publicitarios, por ese motivo, se centra en las percepciones que tienen los jóvenes sobre las diferentes marcas o los objetos que se relacionan con su vida cuotidiana. Un ejemplo es la cerveza, un elemento que muchos de los jóvenes estudiados definieron como símbolo de juventud. Y se sienten afines a marcas como Coca Cola, Nike, Nokia, Sony, Heineken, Zara, McDonald’s, Bacardi, BMW y Zara, entre otras, marcas que se encuentran dentro del ámbito del ocio como la comida rápida y las bebidas alcohólicas, la moda, los vehículos y la tecnología. La marca para los jóvenes ha de ser un espejo en el que se vean reflejados.
Para llegar a estas conclusiones, el estudio realizado a los jóvenes fue muy extenso. En los resultados se percibió que los jóvenes muestran un sobrealimentación infantil, es decir, ya desde pequeños se encuentran con multitud de fuentes de información y con diversas formas de entretenimiento. Los jóvenes tienen el chip de la tecnología de serie.
Finalmente, todos estos detalles nos muestran un retrato general de cómo son los jóvenes de hoy en día, y se trata de un estudio muy útil para que las empresas que decidan lanzar un producto nuevo al mercado, y deseen acercarse al target joven, conozcan de antemano cuales son sus gustos y aficiones para comunicarse con ellos de forma correcta y no fracasar en el intento.