dimecres, 18 de març de 2009

Un estudio de mercado sobre los jóvenes que no va con ellos

Con unos minutos de retraso las conferenciantes entran en el aula 101 de la Facultat de Ciéncies de la Comunicació Blanquerna. Se ha de hacer especial mención al estrés que se respira en la sala, sobre todo, por parte de los alumnos de primero, que en cuanto una de las invitadas abre la boca ya están tomando nota; supone una que para después realizar la mítica revista acerca de las Jornades de Comunicació que se les encarga en la asignatura de seminario.
La primera intervención la hace Mireia Tomás, ex alumna de la Facultad y actualmente supervisora de planificación de Universal McCann. Se encarga de presentar a la invitada que en este caso es Pilar Pérez, managing director de uno de los institutos de investigación de mercados más prestigiosos: Millward-Brown. Tras este trámite meramente protocolario, Pilar Pérez se pone manos a la obra, y expone un estudio de mercado que ha realizado junto a la empresa para la que trabaja. El estudio mantiene expectante a la sala porque trata de los hábitos de los jóvenes y, como acostumbra a pasar en las facultades, el público asistente pertenece prácticamente en su totalidad a esta franja de la población.
Entre un incesante parpadeo de flashes, Pilar Pérez explica que lo que más les ha llamado la atención acerca del estudio es que existen más similitudes entre la juventud de un país y otro, que no diferencias. Ante este dato, a su parecer sorprendente, los espectadores parecen bastante indiferentes, incluso se aprecia como uno de los estudiantes juega a la ajedrez en su ordenador mientras hace ver que está tomando notas. A medida que avanza el discurso, la conferenciante va aportando ideas interesantes relacionadas con el estudio. Entre ellas, dice que los jóvenes de hoy en día han dejado atrás la mítica frase de: “pienso, luego existo” y la han sustituido por la de “cambio, luego existo”. Para terminar la presentación de su estudio nos hace saber a los allí presentes, que entre otras conclusiones, la más importante es que los jóvenes funcionan bien a través de dos ejes: el del ingenio y el de la diversión y el humor, porque en sus propias palabras “el máximo objetivo de los jóvenes es crear un clima de relaciones positivas”. El interés de la gente no aumenta ni mucho menos, incluso la hilera de sillas de delante se vacía cuando la invitada dice que se va a dar paso al feedback, es como si el hecho de que Pilar Pérez estuviera hablando de jóvenes no fuera con ellos.
Durante la interacción entre estudiantes e invitadas, la atención aumenta; se inicia un diálogo entre ambas partes en el que se discute la importancia de internet y, como no, aparece el tema de las redes sociales, concretamente, facebook. También se habla de cómo serán los futuros publicitarios… Gracias a la participación de los estudiantes la conferencia acaba siendo positiva, prueba de ello es que al final de la charla varios alumnos se acercan a las invitadas para seguir compartiendo con ellas algunas dudas y comentarios.