divendres, 25 de febrer de 2011


Cuando la búsqueda de los desaparecidos se convierte en una obsesión


En el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona se presenta, del 2 de febrero al 1 de mayo, la exposición fotográfica de “Desaparecidos” del fotoperiodista Gervasio Sánchez. Esta exposición en Barcelona se presenta simultáneamente, pero con diferentes fotografías, en La Casa Encendida de Obra Social Caja Madrid y El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León a causa de ser un extenso proyecto de fotografía documental sobre la desaparición forzosa en diez países de América Latina, Asia y Europa.


El drama de la desaparición ha significado para Gervasio un total de 28 años de dedicación, des de que empezó como estudiante de periodismo y cuando le pasaron los informes de la Amnistía Internación hasta hoy. Gervasio Sánchez ha querido a través de esta iniciativa artística hacer que la gente llegue a reflexionar y debatir sobre el tema no tan actual de la desaparición forzosa. Provoca mucho sufrimiento el hecho de estar delante de este tipo de historias y ver como la gente no hace nada.


No es un tema fácil de fotografiar y mucho menos de explicar a través de una simple fotografía. Se puede observar como cada fotografía en blanco y negro esta minuciosamente pensada, para mostrar su gran carga emocional y la impactante historia trágica que hay detrás. Por este motivo, cada fotografía tiene adjuntada un breve texto describiendo el contexto y la historia de cada personaje. Además de fotografías, Gervasio Sánchez incluye varias grabaciones que hacen nos acerquemos aun más a los testimonios de familias y amigos de los desaparecidos en un ambiente desolador.


Es una exposición muy diferente en comparación a las últimas exposiciones fotográficas del año anterior, como puede ser el World Press Photo. No son fotografías pensadas para ganar ningún tipo de concurso, simplemente pretenden mostrar verdad, justicia y memoria como principales objetivos. Historias que tienen un inicio pero no un final. “La desaparición forzosa sólo termina si encuentras los restos del ser querido. Hasta ese momento es como si vivieses una pesadilla que no termina nunca”, Gervasio Sánchez.