dijous, 10 de febrer de 2011

La primera piedra, los 80km/h


El tema de los 80km/h es la primera piedra medioambiental con la que se ha encontrado nuestro gobierno actual. Es muy triste que el programa electoral de CiU dijese que haría falta una sostenibilidad medioambiental mejor, comenzando por eliminar el limite de los 80km/h como si este tema fuese el más importante en Cataluña, dado que sólo se ha aplicado en Barcelona.

Se podría decir que han echo un uso electoralista sobre las necesidades medioambientales de Barcelona, que no son precisamente el limite de velocidad. Los motivos reales de la eliminación de los 80km/h en el área de Barcelona ha sido la búsqueda de votos de los conductores “cabreados” al tener que entrar y salir de Barcelona controlados por un limite de velocidad y radares. Estos conductores se encontraban “atrapados” por el limite de velocidad e innumerables radares, creando una angustia al ir o regresar del trabajo.

Los políticos no han publicado todavía ningún estudio económico sobre la perdida de horas de trabajo por de la limitación de los 80km/h.


A dado la casualidad que el mismo día que decidieron cambiar la limitación de 80km/ a 100km/h, ha llegado un anticiclón que ha desaconsejado cambiar los limites de velocidad. Ahora si, ahora no, ahora están de acuerdo, ahora en contra... Los conductores se ha encontrado en la situación contradictoria de limitaciones a 80 y a 100km/h en un mismo tramo, mientras pasa el anticiclón y llegue a aclararse la situación.


¿Cómo la contaminación va a determinar los niveles máximos de velocidad permitida en las zonas donde se implemente la velocidad variable? No se ha demostrado científicamente que la reducción de velocidad disminuya la contaminación, ya que a dado la casualidad que el trafico a disminuido a causa de la crisis. Existen opiniones diversas sobre si hay mucha diferencia, a nivel de contaminación, entre circular a 80 y a 100kh/m. Pero si consideramos que un coche para que su motor funcione adecuadamente tiene que ir a unas 2000 revoluciones, la contaminación será igual indistintamente de la velocidad a la que circule.


Hay que tomar medidas sobre la contaminación de Barcelona, pero pongo en duda que esta sea la mejor opción, es más, CiU ha tenido muy mala suerte que en su primera decisión electoralista, le ha salido el “tiro por la culata”, se ha encontrado con su primera piedra en el camino.