dijous, 17 de març de 2011

¿Revolución 2.0?



En el Auditorio de la Facultad de Comunicación Blanquerna tuvo lugar la conferencia titulada “La e-revuelta árabe”, a la que asistieron como invitados (de izquierda a derecha siguiendo la fotografía): Karim Hauser, ex-corresponsal de la BBC en el Cairo; Wael Abbas, activista online para los Derechos Humanos en Egipto, blogger y periodista; y Lali Sandiumenge, periodista especializada en TIC en el mundo árabe. La moderadora fue Montserrat Arbós, periodista y profesora en la misma universidad. Nada más comenzar la conferencia ésta lanzó la pregunta que definiría la conferencia: “¿Estas revoluciones que se están viviendo en el mundo árabe son 2.0?”

El primero fue el señor Hauser, que respondió afirmativamente a la pregunta, argumentando que actualmente Internet tiene el poder de cambiar el mundo, aunque advirtió que si lo hace no va a tratarse de un cambio immediato, “no son revoluciones de 18 días o de unas semanas”, los cambios hay que contextualizarlos porque se van a recojer los frutos después de muchos años de sembrar las semillas de la revueltas a través de blogs y redes sociales, e incluso antes, cuando aun no existía Internet. Hauser también comentó la importancia de la participación que el grupo Anonymous tuvo en las revueltas, ya que dieron a conocer documentos y aportaron ideas que ayudaron a los manifestantes. A pesar de considerarla una revolución 2.0, también recordó que en Egipto se impidió el acceso a Internet cuando ya había comenzado la revuelta y no obstante este hecho no detuvo a los manifestantes, que prosiguieron con su lucha, “utilizando métodos más antiguos como el conocido boca a boca.” También comentó que Internet no solo ha sido utilizado por los revolucionarios, sino que también lo han usado los que eran afines al gobierno para lanzar contraofensivas contra el movimiento antidictatorial, así como amenazas a los manifestantes y activistas. Por tanto, Hauser añadió que lo más importante para combatir este tipo de informaciones fraudulentas es la eduación, “porque los usuarios de internet han de ser capaces de distinguir entre llos diferentes inputs que reciben”.

Lali Sandiumenge por el contrario afirmó que sería exagerado decir que éstas han sido unas revoluciones 2.0 “simplemente, sin Internet y canales de televisión como Al-jazeera las revueltas no hubieran pasado tan rápido, pero hubieran sucedido”. Además añadió que sería muy injusto considerarlas así por todas las personas que llevan tantos años luchando sin usar Internet. También explicó que esta revolución relacionada con las redes sociales y los blogs ya se venía haciendo desde muchos años antes, sobretodo desde los años 2004-2005, “cuando hubo una gran explosión de bloggers en Internet”. A todo esto sin embargo hay que sumar las consecuencias del uso de Internet “los costes han sido muchos bloggers detenidos, torturados, encarcelados, etc.”

El último en hablar fue Wael Abbas, que explicó su experiencia personal como activista en Egipto. “Los bloggeros tenemos un pie en la calle y otra en internet, este es nuestro poder”. Durante las revueltas, Abbas cogía sus cámaras de fotos y de vídeo y salía a la calle para filmar, realizar entrevistas, etc., que luego colgaba en su blog. De esta manera dice que aportaba lo que tantos otro medios no podían aportar: la interacción con los otros manifestantes y activistas. “El único medio libre es internet”, antes no se podía criticar, o simplemente mostrar la realidad tal y como era, porque para todo se necesitaba un permiso del gobierno, pero gracias a internet asegura que esto cambió “por eso el cuerpo policial era tan poderoso...Nadie podía criticarlo”.